DESMAYOS EN LA INFANCIA 

05.11.2020

Yo era de desmayo facil. Si veía sangre, o mucho sufrimiento, en menos de un minuto ya estaba en el suelo con las piernas hacia arriba. "Mientras no seas medico ni enfermera no tendras problemas" - me decian. Vaya, la vida.


Se nubla la vista, empiezas a sentir mucho calor con un sudor frío que te anuncia que o te sientas o te vas a dar una buena torta.


Al principio choqué contra el suelo unas cuantas veces, pero luego lo tenía dominado.. "que viene que viene" y a montar el numerito; al suelo, piernas para arriba y a respirar lo más tranquila que pudiera que sabía que se iría pronto!


Los desmayos, lipotimias o síncopes, como les llamamos los médicos, son una pérdida de conciencia brusca y breve: los niños se ponen pálidos, responden parcialmente y pierden la fuerza pudiendo caerse al suelo.

Durante unos segundos lucecitas, incluso sueños reales aparecen en sus mentes y como si nada se recuperan rápidamente, en un par de minutos. La primera vez algo mas preocupados, después, totalmente dominado.


Los desmayos son más frecuentes en adolescentes que en niños pequeños. Provocan una situación de alarma y preocupación especialmente en quienes los presencian. Aunque son situaciones dramáticas, no son una enfermedad, y en la mayoría de los casos son completamente benignos.

El cerebro necesita el oxígeno que le llega a través de la sangre. Para que la cabecita reciba suficiente cantidad de oxígeno es necesario que el cuerpo mantenga una presión sanguínea normal. Cuando algo falla, la presión de la sangre puede bajar, disminuir el flujo al cerebro y producirse un desmayo para que al caer al suelo la presión se recupere como un "reset". Es como si el cerebro dijera al cuerpo: "no me está llegando suficiente sangre, así que te voy a tumbar para que, al estar acostado, me llegue más".
 

Pueden desencadenarse por cansancio, miedo, ansiedad (sangre, agujas...), calor, levantarse rápido después de haber estado mucho tiempo sentado o acostado, tragar, estornudar, toser, peinarse, bajada de azúcar...

Generalmente, antes del desmayo el niño se siente mal con náuseas, dolor abdominal, visión borrosa, sudoración o zumbido en los oídos. Después de esto se produce pérdida de fuerza y sigue el síncope. Gracias a estos síntomas anunciadores, los niños aprenden a reconocerlos y pueden ayudar en el futuro para que se dén cuenta de lo que va a ocurrir y pueda evitar nuevos desmayos.
 

Es importante evitar, si se conocen, las situaciones que desencadenan el desmayo, como la angustia al ver sangre, los espacios cerrados con mucha gente, o por lo menos exponerse poco a poco a ellos... yo dejé de desmayarme durante el embarazo, te pinchan tantas veces que se te quita la bobería rapidito.

Es recomendable beber mucho líquido, especialmente en días de calor y durante el ejercicio.

Ante los primeros síntomas previos al desmayo hay que tumbarse , preferiblemente con las piernas algo elevadas. Si no es posible tumbarse, sentarse y colocar su cabeza entre las piernas. El sólo hecho de recostarse hace que la mayoría de los niños y adolescentes se recuperen.

En general, cuando una persona se desmaya, recupera la conciencia poco después de estar acostada, habitualmente en 1-2 minutos . Si no se recupera la conciencia en menos de 5 minutos, o se asocia a sacudidas de piernas o brazos debes avisar a Emergencias.

Si los desmayos se repiten, no tienen una causa clara o la familia está preocupada se debe consultar al pediatra.

También se debe consultar siempre si el desmayo aparece mientras el niño o la niña hace ejercicio físico o si refiere dolor en el pecho o palpitaciones. En estos casos se debería descartar un problema del corazón.