BRONQUIOLITIS, la moda del invierno.

23.11.2020

#En estos meses en los que llega el frío, las bronquiolitis están a la orden del día en las guarderías.


No es lo mismo que un catarro y tampoco es una crisis de asma.


La bronquiolitis es el primer episodio de "pitos" o dificultad respiratoria en los niños por debajo de los dos años. 

Y de su definición por tanto entendemos que en la vida sólo se puede tener una bronquiolitis ya que sólo se considera el primer episodio. 


¿y quién es el culpable? como siempre los VIRUS! 


La secuencia habitual es un bebé con mocos, estornudos, y tos que comienza con dificultad para respirar, la respiración se acelera, se le marcan las costillas o incluso a veces se le hunde un poco el huequito que queda por encima de la clavícula.


La bronquiolitis simplificando mucho es la consecuencia de que el moco que empieza en la nariz produzca una inflamación en torno a los bronquios y dificulte la entrada y salida de aire.


Es una enfermedad muy poco agradecida, ya que no existe medicina con la que podamos combatirla. Ni siquiera se recomienda ya el uso de ventolín o mejor conocido como fuchi-fuchi.

En casos graves el oxígeno es el tratamiento que podemos ofrecer y en mucho más graves máquinas que ayudan al bebé a respirar sin cansarse.


Y es que el peligro de esta enfermedad es que la dificultad respiratoria les lleve a respirar más rápido y a veces se pueden cansar.


Que tosa mucho, estornude mucho o tenga muchos mocos no nos dan idea de la gravedad, la gravedad nos la da la dificultad para respirar.

Para identificar si nuestro hijo tiene dificultad sólo necesitamos quitarle la camiseta.

Al principio notaras como se le hunde un poquillo la barriga, si progresa, que se le marcan las costillas, si sigue evolucionando se hunde la piel de encima de la clavícula y en casos más graves abren los agujeros de la nariz junto con una respiración acelerada.


Es una enfermedad que requiere una valoración continuada por parte del pediatra porque son cuadros que pueden evolucionar y es necesario estar pendientes.


Los menores de 6 semanas, niños con enfermedades de base (cardiopatías por ejemplo) o que dejen de comer a causa del cansancio son criterios de ingreso en el Hospital.


Buenas noticias son por tanto que como mucho sólo tiene un episodio y que no quiere decir que vaya a ser asmático en un futuro.


La bronquiolitis no es un catarro. La bronquiolitis no es ama. La bronquiolitis es única en la vida.


Como ya os he dicho en otras ocasiones, yo he aprendido pediatría real desde que fui madre. A los dos meses como no podía ser de otra manera mi hijo tuvo una bronquiolitis. "Ah bueno, una bronquiolitis, unos días de reposo, un poco de tos y ya está..." en qué momento...

Dos noches sin dormir, incorporada en la cama con el niño en brazos en vertical para que pudiera por lo menos el descansar unas horas.

Lavados nasales, quizá hicimos mil, mocos por todos lados, horas sin comer... (entre respirar y comer, uno elige siempre lo mejor...) y entendí la importancia de transmitir a los padres que aunque su hijo esté bien (no este grave) lo que le espera en casa no es fácil y a veces algo desesperante.


¿Qué podemos hacer por ellos?

Lavados nasales frecuentes, sobretodo antes de las tomas para ayudarles a respirar mientras comen.


Tomas de menos cantidad pero ofrecerlas en mayor frecuencia o lactancia materna a demanda.


Intentar incorporar el cabecero de la cama ( y poner una almohada a los pies, porque sino la física hace de las suyas y como si fuera un tobogán aparece hecho una pelotita..)

o asumir que esa noche solo duerme uno y pasartela con el niño en brazos... (seguro que no soy la primera).

Si le notas molesto o tiene algún pico de fiebre, darle paracetamol y sobretodo vigilar que no aparezcan los signos de alarma que hemos comentado; que no marque las costillas, que no respire muy rápido, que no le notes demasiado cansado al respirar, con mal color o que deje de comer.


Ánimo a todos en época de bronquiolitis. Aunque parece que este año hasta las bronquiolitis le han cogido miedo al covid y prefieren no salir a la calle.